Pabellón de la Maquinaria Agrícola


Vista del Pabellón para Maquinaria Agrícola, con fachada principal y laterales a la avenida de Venezuela y trasera al Campo de Polo.

El Pabellón para Maquinaria Agrícola, fue diseñado para acoger la exposición de los fabricantes de maquinarias agrícolas, y mas tarde también industriales, en unas galerías como complemento a los pabellones e instalaciones dedicadas a la agricultura.

El proyecto diseñado por el arquitecto general Vicente Traver y Tomás y su auxiliar José Granados de la Vega, fue presentado y aprobado por la Permanente el 14 de julio de 1927, con un presupuesto de 651.453 pts. Publicado el concurso, presentaron sus ofertas para la construcción del mismo las siguientes empresas: José y Eduardo Anduiza, haciendo a la baja un 3.01%, Estudios y Construcciones Locher con una baja del 5,02% y José Buiza y Fernández-Palacio con el 6,25% a la baja. Siendo adjudicada el 25 de agosto, a ésta última por ser la oferta mas ventajosa, teniendo prevista su finalización diez meses mas tarde, el 25 de junio de 1928. Su construcción comenzó de inmediato, no obstante en julio de 1928 hubo que concederle una prórroga para su entrega.

La ubicación de este pabellón estuvo alejada de los otros edificios dedicados a la agricultura, se situó en la avenida de Venezuela, al final de la avenida de la Raza, dando frente su fachada a los Pabellones de Almería, Valencia, Murcia y Córdoba, cerrando el núcleo por ese lado de las instalaciones comerciales del Sector, y su fachada trasera al Campo de Polo.

Vista aérea de la fachada trasera del Pabellón de Maquinaria, lindando con el Campo de Polo

En la Memoria del proyecto, se especifica que el edificio se diseñó con planta en forma de U, con su parte entrante mirando al frente, es decir tres grandes galerías unidas, situando la central al fondo de forma transversal a las dos laterales que se colocan de forma perpendicular a ésta unidas en sus extremos.

Las tres galerías o pabellones, interiormente se componían de la misma forma, una nave centra de 20 mts. de ancho con una altura de 8,70 mts. y dos laterales con un ancho de 10 mts. y 7,70 mts. de alto, esta diferencias de altura entre la nave central y laterales permitían una mas fácil iluminación interior. Además, en el pabellón central se ubicaron dos patios interiores en sus extremos, de 20 x 20 mts., que facilitaban una mejor ventilación e iluminación del recinto.

Los acceso al pabellón se podría realizar a través de sus múltiples puertas instaladas en los muros de éste, favoreciendo la circulación marcando las entradas y salidas. Así la principal situada en la facha principal del edificio central, se componía de una puerta doble con arco de medio punto, siendo todas ellas de similares característica e instaladas así mismo en las que coincidían con los patios interiores.



Planta esquemática del edificio para Maquinarias Agrícolas. (Archivo Municipal de Sevilla)

El edificio fue construido con carácter provisional, similar a los otros pabellones agrarios, realizándose con elementos estructurales metálicos confeccionados en serie, al objeto de ser reutilizados y aprovechados al máximo los materiales una vez desmantelado el pabellón. El cerramiento de los muros se realizó con bloques huecos de hormigón.

Las cubiertas se proyectaron en un principio de cartón impermeable, sobre entablado de madera y apoyadas sobre cerchas de perfiles laminados. Pero mas tarde el 1 de octubre de 1927 se modificó el proyecto de las cubiertas sustituyendo el cartón impermeable por planchas de uralita por dos motivos; por un lado por ser de mayor aprovechamiento este material una vez se hubiera desmontado el pabellón y por otra parte, la Junta de Obras del Puerto, había empezado la construcción de los almacenes que, durante la Exposición iban ha ser utilizados como Pabellón de Industrias Generales y las Galerías Comerciales Extranjeras, cuyas cubiertas eran de uralita y debido a sus dimensiones y proximidad de estos con el Pabellón de Maquinaria, se pensó que era mejor utilizar éste material que el previsto en un principio. El cambio de este nuevo material supuso una disminución en el presupuesto aprobado de 7.737 pts.

El pavimento se realizó en cemento de tendido continuo en la parte central de mayor altura de cada pabellón, de 10 ctms. de espesor, siendo de afirmado de escombros de obras apisonados de 20 ctms. y un tendido de albero sobre éste en las naves laterales y patios. No obstante esta pavimentación que aparece en la Memoria del proyecto, fue mejorada, ya que se invirtieron las 7.737 pts. economizadas con la modificación del cambio de material de las cubiertas.

Para la decoración se buscó una arquitectura castiza y popular, dando la impresión de una construcción rural dominado los elementos cerrados a los abiertos, con tajadillos en las puertas de entrada y sencillas formas en los huecos de los muros. Los paramentos exteriores iban revestidos y blanqueados, los interiores solo blanqueados, en los techos quedaban al descubierto los elementos metálicos y constructivos, únicamente pintados al óleo.

Estas instalaciones ocupaba una superficie de 10.400 m2 construidos, mas otros 4.000 que constituía la zona ajardinada entre los dos brazos de los pabellones laterales, constituyendo en total un área de 14.500 m2.

Este espacio ajardinado delante de la fachada principal y delimitado por los brazos formados por los dos pabellones laterales, fue solicitado por J.P. Martín en julio de 1928, para la instalación de dibujos de jardín y exposición de diversas plantas, siendo aprobada tal solicitud en la sesión de la Comisión Permanente celebrada el 29 de octubre de 1928. A pesar de ello no tenemos constancia cierta de si se llegó a realizar tal exhibición.

Sección y alzado de facha lateral de unos de los pabellones salientes. (Archivo Municipal de Sevilla)

La puerta de la fachada principal, junto a las dos de los cuerpos de las fachadas salientes, mas otras cuatros distribuidas una en cada lateral mas dos en la fachada traseras, fueron los elementos mas decorados del conjunto. Básica todas ellas tenían la misma tipología consistente en un frontón mixtilíneo, con dobles puertas de arcos de medio punto, adornadas con esgrafiado de temas vegetales, sobre las que se extendía un tejadillo de teja vidriada. Y se flanqueaban con ventanas alargadas cerradas con rejas decorativas y sobre éstas escudos realizados en yeso, el mismo material utilizado para la moldura de recorría el pretil de edificio pintados al óleo, con pilastras y remates de cerámica vidriada.


La puerta principal se diferenciaba de las anteriormente descritas, en que en el frontón se había instalado un gran paño de azulejos pintado a mano con un motivo decorativo que representaba los trabajos propios en el campo, además de remates en cerámica vidriada y tejaroz realizado en madera y tejas vidriadas en dos colores. Se completaba la fachada principal, con cuatro bancos de azulejos tanto el asiento como el respaldo.

Detalle de la fachada y puerta principal del Pabellón para Maquinaria Agrícola.

En este pabellón tuvieron cabida gran cantidad de expositores que representaban a innumerables empresas productoras y distribuidoras de máquinas industriales, agrícolas y ganaderas.

Entre las empresas que hemos podido localizar, fundamentalmente a través de los anuncios publicitarios, se encontraban la de Industrias Mecánicas S.A., de Barcelona, dedicada a la fundición de aceros eléctricos moldeados, que ocupó el stand nº 529 y formalizó su solicitud en octubre de 1928. La Sociedad Española de Construcciones Electro-Mecánicas que se le concedió, en diciembre de 1928, siete stands tipo A del 530 al 536, donde se exhibieron piezas de cobre, latón, aluminio y maquinaria eléctrica. Esta compañía con sede en Madrid y fábrica en Córdoba, se dedicaba a la fundición de hierro, electrolisis del cobre, metalurgia y construcciones eléctricas.





Otra empresa, ésta dedicada a la industria agrícola fue “La Cordobesa S.A. de Fundiciones”, que presentaba un nuevo molino aceitero sin piedra, y que efectuaba demonstraciones con este moderno sistema de extracción.


Gilbert y Cía. S.L., ocupó los stands 750 y 751, y se dedicaba a la fabricación de aparatos de bronce y metales, entre cuyos productos se encontraba una lámpara para minas. Y Guilliet Hijos y Compañía, con sede en Madrid, que exponía máquinas para trabajar la madera, en los stands 772 a 779 y del 756 al 763. Siendo otras muchas las que estuvieron presentes, pero que no hemos podido localizar.




En un estudio que realizó el Comisario Regio Carlos Cañal, en enero de 1930, sobre el aprovechamiento de las instalaciones y servicios que la Exposición dejaba a la ciudad, éste entre otras muchas proposiciones, consideraba que tanto las Galerías Comerciales como el Pabellón de Maquinaria, podrían ser utilizado durante el periodo de las Ferias de Abril, para dar cabida a ferias de muestras de maquinaria industrial y agrícola, y darle durante el resto del año, al de Maquinaria, distintos usos como parque de automóviles, almacén de efectos de fiestas, etc. Hecho que ocurriría años mas tarde pero utilizando los pabellones situados en la zona de los Jardines de San Telmo, con la celebración durante la década de los 60 las Ferias de Muestras Iberoamericanas.

El 10 de septiembre de 1930, se publicó el concurso para el derribo con aprovechamiento de materiales del Pabellón de Maquinaria, por un importe presupuestado de 108.000 pts., presentando sus ofertas Luis de Ybarra y Joaquín Torres Távora. Desconocemos a cual de los dos contratistas se le adjudicó el derribo, y si se llegó a realizar, ya que posteriormente el Alcalde de la ciudad, conde de Halcón, presidente de la Comisión Liquidadora, expresó su intención de paralizar los concurso de derribos, al objeto de evitar que el Sector Sur, quedara destruido, e intentando el aprovechamiento de estas instalaciones.

Vista de la fachada de uno de los edificios salientes laterales.

Durante los días 16 y 17 de enero de 1933, se produjo un gran temporal de lluvia y viento en la ciudad, que produjeron grandes desperfectos, entre ellos el derrumbe de la parte alta un muro de éste pabellón, hiriendo a dos personas que en ese momento trabajaban en su interior, ya que el pabellón había sido arrendado al exportador de naranjas agrias Manuel Sánchez, por parte del ayuntamiento.




FUENTES

- PABELLONES COMERCIALES EN LA EXPOSICION IBEROAMRICANA. EL PABELLON DOMECQ. Amparo Graciani García. Revista Aparejadores 39 4º trimestre 1991


- Fondos Exposición Iberoamericana. Archivo Municipal de Sevilla. Rollo 718 (386 a 477) Rollo 719 (concurso derribo 36 a 44, certificaciones y planos 146 a 170, plano eléctrico 303 a 304, Exp. Zotal 370 a 374. Exp. Cerveza El Águila 374 a 415). Rollo 720 (Exp. Eclipse 467 a 482).

- La Exposición Iberoamericana a través de la prensa 1923-1929. Encarnación López Lemus.

- Sevilla en tiempos de la Exposición Iberoamericana. 1905 –1030 La ciudad del siglo XX. Nicolás Salas.

- HISTORIA DE LA EXPOSICIÓN IBERO AMERICANA DE SEVILLA. Eduardo Rodríguez Bernal.

- Guía Oficial. Exposición Iberoamericana 1929-1930.

- Libro de Oro de la Exposición Iberoamericana 1929-1930.

- PARA DESPUES DE LA EXPOSICIÓN. ABC Sevilla. 05 enero 1930. Pág 43

- Pabellón de Maquinaria. NUEVO DÍA. Cáceres. 27 agosto 1929

- Mujeres heridas al derrumbarse una pared. ABC Sevilla, 18 enero 1933. Pág. 29

No hay comentarios:

Publicar un comentario