- El Pabellón de Macao





 Macao, el mas antiguo asentamiento europeo en el lejano oriente, colonia portuguesa desde 1556, estuvo presente en la Exposición Iberoamericana con un pabellón provisional propio. Como se refiere en el capítulo correspondiente al Pabellón de Portugal, cuando trata la presencia de las colonias lusas en el edificio representativo de la metrópolis, Macao iba ha estar presente en los Salones Coloniales, sin embargo al final se decidió que ésta participara de forma independiente, con un pabellón propio donde el comercio local actuara activamente y sirviera de escaparate de lo mejor que se producía en aquel territorio; así como demostración de las grandes obras que se habían realizado entre 1918 y 1925 para transformar la ciudad, y exaltación de los progresos colonizadores de Portugal, quedando relegado los posibles beneficios económicos de su presencia en el evento en un segundo plano, a costa del primero.

 El pequeño edificio de la colonia de Macao, se situó en una parcela de casi 350 m2 en la Avenida de Portugal frente al pabellón de la metrópolis y junto a la Quinta de Goya. Los ingenieros Freitas Montero Grillo y Fraga Peiro, firmaron el proyecto en junio de 1928 y en el mes de agosto fue presentado en la oficina técnica del Comité, iniciándose a los pocos meses los trabajos previos, y a principios de Diciembre aparece en la prensa la noticia de que se había iniciado su construcción. La edificación de los muros se realizaron de fábrica de ladrillo, simulando acabado pétreo en el basamento, utilizándose granito solo en los enmarques de los vanos de la fachada principal que era la zona donde se concentraba mas decorada, siendo la superficie total construida de 200 m2.

 Era evidente que el proyecto quería hacer una demostración del exotismo de la tierra que representaba, y por ello se eligió como modelo constructivo las pagodas china, si bien debido al corto presupuesto que se tenía, se realizó sin el elemento que quizás mas caracteriza a este tipo de edificio como es la torre, por lo que se optó por un edifico de una sola plata, en el que las proporciones, la profusa decoración  y los característicos tejados sustituyeran la ausencia de este elemento constructivo tan esencial en este tipo de edificaciones.

 Las obras no finalizaron hasta el mes de septiembre de 1929, por lo que no se encontraba terminado para la inauguró la Exposición, si bien los productos, objetos y motivos decorativos que se iban a ser expuesto, fueron enviados desde la colonia en los primeros meses de dicho año. Así pues el Pabellón de Macao fue inaugurado el 1 de Octubre, como motivo de los actos a celebrar durante la Semana de Portugal, con la presencia del Gobernador de la colonia Tamagnini Barbosa, siendo el encargado de la organización del pabellón Félix Horta y el Comisario el Sr. Silviera de Castro.
           
Para la descripción del pabellón, ha sido necesaria la interpretación de los planos existentes en el Archivo Municipal de Sevilla, debido a la falta de información que sobre el mismo se tiene, incluso para su mejor interpretación, el montaje de los dibujos que en los mismos aparecen.
Montaje realizado con los planos existentes en el Archivo Municipal de Sevilla, para la descripción del pabellón.

El acceso al edificio del Pabellón se realizaba después de haber superados dos portadas previas. La primera fachada, consistía en pórtico con una elevada puerta de madera similar a la del templo de Ma Kok Miu, conocido también como de la Barra; se elevaba sobre unas gradas, las cuales estaban flanqueadas por leones mitológicos chinos de los que arrancaban un pasamano pétreo con símbolos orientales. Los batientes de la puerta de madera, estaban tallados con animales mitológicos como el dragón en la parte baja, y remaches metálicos en el resto, remataba el pórtico un alero de tejas de cerámica en colores amarillo verde y azul, y sobre este una crestería curvada en sus extremos y sobre la que se había colocado otras figuras mitológicas como el delfín. Sobre el dintel de la puerta y junto a los paramentos laterales aparecían unos letreros con caracteres chinos.

Puerta del templo Ma Kok Miu en Macao y Puerta de acceso al Pabellón de esta colonia.



 Alzado y corte trasversal de la puerta principal, así como dibujo con detalles decorativos.

Tras esta primera puerta principal, se levantaba en esta especie de atrio, una segunda puerta llamada “Puerta de la Felicidad” a modo de arco triunfal de tres huecos, de 4 m de alto por 4 m de ancho,  realizado en madera, siendo el central de mayor altura que los laterales, las columnas sobre la que se elevaban los arcos tanto en sus base como en los remates se adornaban con lobas aullando y dragones.  Una vez pasada la esta puerta, se encontraba el acceso propiamente dicho al pabellón.



 Alzado, corte y planta de la Puerta de la Felicidad, así como dibujo con detalles ornamentales.

Este acceso principal,  consistente en un vestíbulo rectangular de 19 m2., con cubierta a tres aguas de teja vidriada amarilla, azules y verdes, con puerta de madera moldurada flanqueada por pareja de columnas, este espacio de péqueñas dimensiones, daba acceso a la sala de exposiciones, consistente en un único salón de 170 m2, la cubierta de esta sala era a dos aguas con tejas vidriada en los colores antes mencionado, rematándola una serpenteante crestería con la figura de dragón.


Alzados del acceso y del lateral del Salón de Exposiciones del Pabellón de Macao.

 La recargada ornamentación exterior contrastaba con la simplicidad interior, solo decorada con unas ménsulas y telas azules y doradas, así como las columnas del salón que se encontraban recubiertas de cerámica amarilla verde y azul de intensas tonalidades.

Amparo Graciani García, en su obra “La Participación Internacional y Colonial en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929”, hace un interesante análisis decorativo e iconográfico de este pabellón, al cual remitimos para un mejor estudio.

Entre los productos expuestos había una gran variedad de artículos clasificados en 121 especies; entre los que se encontraban, aguas gaseosas, artes gráficas, finos bordados, objetos de bambú y de hierro, joyería, mosaicos, productos de la industria conservera, artículos de cobre, curtiduría, papel, frutas secas y confitadas, muebles, elaborados de tabaco y loza, así como acharés que son unas conservas chinas de frutas y vegetales, el balichón especie de pasta preparada con camarones y condimentos aromáticos, y el sutate otra típica pasta china. Señoritas nativas vestidas con sus trajes típicos atendían los stands, repartiendo postales y un catálogo de la representación de Macao impreso especialmente para la ocasión, confeccionado con papel de arroz.

 Catálogo del Pabellón de Macao.

FUENTES

- “La Participación Internacional y Colonial en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929”, Amparo Graciani García.

- PABELLON DE MACAO   - LA LIBERTAD  02 Octubre 1929 PAG. 6

- Comienza la semana portuguesa con la inauguración del Pabellón de Macao. EL SOL 02 Octubre 1929 PAG. 4

- Noticias de la Exposicición Iberoamericana. ABC Madrid 4 Diciembre 1928. PAG. 35

-MACAOANTIGO.Blogspot.com.es  05/2009 exposicao-ibero-ameriana-de-1929

-MACAOANTIGO.Blogspot.com.es  09/2012 catalogo-macau-na-expo-sevilha-1929

-Las Colonias de Macao y otros pabellones españoles. Diario Nuevo Día de Cáceres. 23 Julio 1929

-El Pabellón de la Colonia portuguesa de Macao. Diario Nuevo Día de Cáceres. 28 Febrero 1929



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada