- Pabellón de Chile


Vista del Pabellón durante la Exposición

El 19 de noviembre de 1924 fue invitado oficialmente el Gobierno de Chile por el español, para concurrir en el certamen sevillano así como también se gestionó su participación en el Colegio Mayor Hispano-Americano, siendo inicialmente afirmativas, sin embargo España no fue capaz de plasmar este último proyecto.

El 21 de enero de 1926 se recibe formalmente respuesta del Gobierno chileno aceptando la invitación con el deseo de una brillante intervención. Un decreto de la Alcaldía de Sevilla de 28 de noviembre de 1927, le cede los terrenos para la construcción del edificio representativo.

El pabellón es el proyecto ganador, de un concurso celebrado en 1927 por la Asociación de Arquitectos de Chile, organizado a instancia de la Comisión Chilena para la E.I.A. En las bases se especifica el carácter permanente del edificio y sobre el terreno que se ha de construir.

A través de la prensa chilena sabemos que el resultado del concurso es acogido favorablemente por unanimidad, tras algunas modificaciones. En Chile la vanguardia cultural se encontraba en la búsqueda de una arquitectura nacional. Se hablaba de evolución de mirar al pasado pero para proyectar al futuro, estas ideas de la creación de un nuevo orden propio pero ligado a la tradición son recogidas por los nuevos arquitectos chiles, entre ellos Juan Martínez Gutiérrez, ganador del concurso y su pabellón, aún apoyándose en elementos culturales de Chile, adquiere un carácter simbólico muy cercano a la vanguardia expresionista, la compleja volumetría del edificio habría de proponer la imagen analógica de la geografía del país chileno.
Vista del Pabellón desde otro ángulo

Según las propias palabras del arquitecto Martínez Gutiérrez, entonces profesor de Construcción Decorativa en la Universidad de Santiago, recogidas en el periódico “El Liberal” de 1 de noviembre de 1928, éste dice “ El conjunto encuadrado en los jardines interpretará el espíritu chileno, sin recurrir para ello a motivos coloniales, sino a agrupaciones de volúmenes y trozos de escultura y pintura capaces de sugerir el ambiente de un pueblo y de hacernos adivinar su cultura. Expresar los plácidos remansos de las costas chilenas y la orografía titánica de los Andes, componiendo de forma casi escultórica las masas grises y blancas, que van ascendiendo hasta culminar en la fuerte torre...”

La obras empiezan el mismo año que se falla el concurso, dirigiendo las obras su autor que llega a Sevilla el 31 de Octubre de 1927. Tras no pocas dificultades económicas que modifican algunos aspectos del proyecto original, con la renuncia de le empresa constructora y el cese del arquitecto cuatro meses antes del término de la misma el pabellón es concluido a mediados de Agosto de 1929.

Como bien dice Villar Movellán “Chile, que escatimó cuanto pudo el dinero para la obra, no se recató sin embargo a la hora de decidir el grandioso proyecto pensado por Juan Martínez Gutiérrez, que conseguiría con esta montaña de hormigón el edificio mas original de los concurrentes extranjeros. Se trata de una construcción que quería representar a la nación en sus aspectos telúricos y en su orografía sobre todo”

La superficie total del pabellón es de 2.687, 5 m2 y se asienta sobre una parcela de 5.699 m2, el coste final de la obra por metro cuadrado osciló entre 250 y 300 pesetas. Se trata del pabellón de la exposición mas extenso en superficie, consta de tres plantas de altura, en buena parte de la totalidad del edificio y la torre de 50 metros de altura.
Los distintos niveles volumétricos del edificio

La estructura, en su mayor parte, es un entramado de hormigón armado de vigas y pilares, con forjado del mismo material en casi todas las zonas. En las zonas nobles se resuelve mediante elementos de madera vista, con artesonado notable en ciertas partes. La estructura de la cubierta son a base de cerchas de madera en las que son inclinadas y de hormigón en las planas resueltas a la andaluza. Las columnas del patio son de piedra natural de dos colores, gris y rojo, y la monumental portada de tipo precolombino, roja al igual que el zócalo exterior. Grandes trozos de cantería con ornamentos indígenas acababan el pabellón. Son de destacar los estucos originales de la fachada, que, con tonos grises en su base, se iban haciendo blancos a medida que ascendía, rematándose en algunas zonas rojizas.

El elemento precolombino de la puerta principal, se resuelve con la formas trapezoidal de los vanos para disminuir la longitud del dintel de piedra y el labrado de la misma en sillares isódomos. Así mismo los contrafuertes muy utilizado en la arquitectura del país, como refuerzo a los efectos sísmicos, se utilizan en el pabellón en fachadas y patio, modificándolos y estilizándolos, aprovechando sus potentes características formales como referencias simbólicas.

En el interior se pueden observar el control espacial mezclando los volúmenes curvos con las rectas, formando múltiples arcos y bóvedas. En las tribuna en el salón principal sostenida por una bóveda sobre arcos rebajados como espacio de menor escala frente al gran interior. Otros aspectos como el artesonado del salón principal, el arranque de la escalera y distintos ornamentos como frisos y rejas, recogen formas de arquitecturas coloniales americanas.
Decoración precolombina de la puerta principal.

A pesar del interés existente en las instituciones chilenas por su representación en el certamen sevillano, la construcción del edificio no marchaba bien. Debido a una mejoras y ampliaciones que el arquitecto había introducido en el proyecto inicial, produjo como consecuencia un aumento de lo presupuesto, 1.300.000 pesos, el Gobierno de Chile aceptó el aumento del mismos hasta 1.500.000 pesos, pero el autor del mismo Juan Martínez Gutiérrez, quedó apartado de la dirección de la obra, encomendándosela al arquitecto sevillano Casto Fernández Shaw, el cual se comprometió a mantener la concepción original del diseño. Aunque se intensificaron los trabajos, el pabellón no pudo ser terminado a tiempo para la inauguración de la Exposición.

Con respecto a los contenidos de la muestra, contaba con una amplia exposición tanto privada como publica. Podían distinguirse las siguientes secciones:

- Sección de industria: Tenia exposiciones del departamento de Salitre y del Yodo. Sobre el primero había una abundante información sobre el proceso de extracción y elaboración. Respecto al segundo contaba con una colección de 530 productos farmacéuticos de yodo y sus aplicaciones y efectos sobre la ganadería.

Había también maquinaria pesada, tejidos, cuero, calzado, etc. En el centro había una exposición de la escuela de artes y oficios de Santiago con acero, cobre, etc.

- Sección de vinos, conservas y productos alimentarios. Tenia una amplia representación con veinte bodegas y cuarenta firmas conserveras.

- Salón de la prensa exhibía una retrospectiva sobre el diario chileno "El Mercurio" decano de la prensa sudamericana y una selección de periódicos y revistas actuales.

- Sección turismo. Exhibía fotografías de las playas y paisajes de Chile y ofrecía una amplia información sobre las posibilidades turísticas del país.

- Salón del cobre. Era considerada como la exposición mas interesante del Pabellón. Mostraba la evolución del metal desde que salía hasta que quedaba convertido en objeto.

- Sección de fomento. Entre otras manifestaciones presentaba mapa de todas las líneas de vapores con que contaba Chile para su comercio exterior.


Vista general del vestíbulo, con el arranque de la escalera, tribuna, bóveda y vidriera.

- Salón de la Minería. Que contenía una amplia colección de minerales.

- Salón de Geografía e Historia. Se mostraba la evolución urbanística de Santiago, mapa en relieve de Chile, biblioteca con obras antiguas. Además se reconstruía la evolución etnológica, con temas como la vida de la mujer a lo largo de la historia de Chile.

- Sección de Bellas artes. Contaba con una exposición del Museo de Bellas Artes de Santiago y de artistas contemporáneos, en total 170 pinturas y 24 esculturas.

Entre ellos pintores chilenos Laureano Ladrón de Guevara y Arturo Gordon, obtuvieron el Primer Lugar en decoración y medalla de oro, sus obras se encuentran actualmente en la Universidad de Talca (Chile)
Vista actual del arranque de la escalera

- Sección de Instrucción y Bienestar. Enseñaba el estado de la enseñanza chilena y nuevas técnicas pedagógicas.

- Sección de vías de comunicación. Estadísticas sobre las vías de Chile.

- Sección de bosque, pesca y caza. Exhibía una colección de peces, aves y mariscos embalsamados.

- Sección de Agricultura y Ganadería. Con gráficos, muestras y maquetas temáticas.

- Sección de Arte Araucano y popular. Presentaba colecciones de tejidos, alfarería y plata Araucana.

En el segundo piso había un salón de reproducciones con un aforo de 300 personas, y con motivo de la Exposición se publicó un libro sobre Chile en inglés.

La semana en honor a la República de Chile se celebró entre el 21 y el 26 de octubre de 1929.
Detalle de la tribuna y bóveda del vestíbulo.



Detalle de la vidriera y artesonado de la bóveda del vestíbulo en la actualidad

El Día de la Hispanidad de 1935, el gobierno andino cede al español el edificio y terrenos anejos, para la instalación en ellos de una Escuela de Oficios y Artes Aplicadas, escriturándose y valorándose en 1.640.375 pts. El pabellón fue durante la guerra hospital, pasando posteriormente al uso previsto, funcionando como tal hasta la actualidad, compartido la legación consular.
Mural de la agricultura de Laureano Ladrón de Guevara, actualmente en la Universidad de Talco



Mural de la industria araucana de Arturo Gordon, actualmente en la Universidad de Talco

Detalles de los murales de la agricultura y minería

Vista del patio durante la Exposición.
Un ángulo del patio estado actual.

Recientemente se han efectuado obras de mejora tanto interior como exterior, como instalación eléctrica y pintura.

En resumen, el pabellón de Chile sin duda el artefacto arquitectónico mas interesante de cuantos se contribuyeron, fue uno de los pocos ejemplos vanguardistas entre los edificados para la Exposición Iberoamericana. Mientras el resto de pabellones se basaban en el regionalismo o el indigenismo, el pabellón de Chile nació con un único propósito, representa las elevaciones de los Andes y la llanura costera chilena. Esto se consiguió mediante un juego de volúmenes que acababan en una torre.
Vista del distribuidor de la escalera


LA FILMOTECA ESPAÑOLA HA EDITADO UNA OBRA TITULADA "LAS EXPOSICIONES DE 1929", EN LA QUE SE RECOGEN IMAGENES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA Y LA INTERNACIONAL DE BARCELONA
ACONTINUACIÓN SE HA INSERTADO UNA RECOPILACION DE DISTINTOS CORTES RELACIONADOS CON ESTE PABELLON QUE APARECEN EN DICHA OBRA



FUENTES:
- EL PABELLON DE CHILE, José Carlos Babiano Alvarez de los Corrales
Revista APAREJADORES núm. 28 / DICIEMBRE 1988
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA A TRAVES DE LA PRENSA (1923-1929), Encarnación Lemus López
- HISTORIA DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929, Eduardo Rodríguez Bernal
- LOS PABELLONES DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA, Alberto Villar Movellán
La Exposición Iberoamericana “Fondos de la Hemeroteca Municipal”
- EL RECINTO DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA, AREA URBANIZABLE, PABELLONES Y CONSERVACION, José María Cabeza Méndez
Andalucía y América en el Siglo XX, Actas de las VI Jornadas de Andalucía y América 1987
- GUIA DE LA EXPOSICION IBERO AMERICANA 1929-1930
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA “EL NOTIECIERO SEVILLANO” 1927
- LA EXPOSICION IBEROAMERICANA “El Liberal” 1927
- LA IMAGEN AEREA DE LA SEVILLA DE ALFONSO XIII (formas y perspectivas del recinto urbano 1920-1930), Alfonso Braojos Garrido.
- SEVILLA CIEN EDIFICIOS.- Pabellón de Chile, Guillermo Vazquez Consuegra
Consejería de Obras Públicas y Transportes 1988.
- WEB de la Universidad de Talca (Chile)
- www.sevillasigloxx.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario