Pabellón de Castilla la Vieja y León


Pabellón de Castilla la Vieja y León en la Exposición Iberoamericana. (Postal de la época)
             Los viajes organizados por miembros del Comité de la Exposición, durante los meses de mayo, agosto y noviembre de 1925 a las distintas provincias de la región castellano-leonesa, dieron como fruto la creación de unas Juntas locales Pro-Exposición, que se encargarían de prepara la asistencia de las distintas provincias al Certamen. Sin embargo éstas no prosperaron siendo corta su existencia lo que provocó que recayeran en las diputaciones provinciales de Soria, Logroño, Santander, Zamora, León, Palencia, Ávila, Segovia, Burgos, Salamanca y Valladolid, la responsabilidad de llevar a cabo dicha concurrencia, 1 y la construcción  del edificio representativo de forma conjunta ya a mediados de 1928.

            La adhesión de Santander al proyecto castellano-leonés como tal, fue realizada en fecha posterior, en concreto el 21 de septiembre de 1928, ya que dicha provincia en principio pensaba concurrir de forma independiente. Prueba de ello es la solicitud de cesión de 600 m2, junto al Pabellón Vasco, para la construcción del pabellón de la Montaña en el recinto de la Exposición, realizada por su Gobernador Civil, la cual fue aprobada en la sesión celebrada por el Comité Permanente el 25 de mayo de 1928. 2

            Debido a la premura de tiempo, le fue encargado al Comité de la Exposición la realización del anteproyecto del pabellón. Este primer proyecto fechado el 23 de junio de 1928, consistía en una edificación de carácter provisional, construido con estructura metálica tabicada y con decoración a base de escayola y pintura. Según la memoria de este proyecto, 3  el diseño había querido componer un conjunto que armonizara con sus proporciones de masas y huecos, en el que se conjugaban elementos arquitectónicos de las distintas provincias, como era el caso de la Torre de San Miguel de Palencia, el balcón de Felipe II de Valladolid, con otros de Burgos, León Ávila, etc.

            La plata del edificio claramente longitudinal, en el que había primado la circulación por las distintas salas de los visitantes, se iniciaba en el zaguán de ingreso a la galería del patio, donde se encontraba situada la escalera conducente a la planta superior. A la derecha del patio se situaba un cuerpo del edificio de planta rectangular con piso bajo y alto. La parte central del edificio la componía una amplia galería en la zona de fachada, tras la cual se ubicaba una gran nave rectangular. En el extremo izquierdo se encontraba otro cuerpo de edificio de una sola planta. El avance del presupuesto para su construcción se calculó en unas 400.000 pesetas.
Alzado y planta del primer proyecto para el Pabellón de Castilla la Vieja y León. (Archivo Municipal de Sevilla)
         El 14 de septiembre de 1928, en reunión celebrada en Madrid, se acordó nombrar una ponencia ejecutiva formada por los Presidentes de las Diputaciones de Palencia, León y Santander, para resolver todo lo concerniente a la concurrencia de la región en la Exposición Iberoamericana. A esta ponencia, no le agradó el proyecto presentado, por lo que también se acordó solicitar al Comité de la E.I.A un nuevo proyecto de pabellón con un coste máximo de 250.000 pts.

            En este segundo proyecto realizado por el arquitecto del Comité Pedro Sánchez Núñez en colaboración con Vicente Traver fue presentado el 15 de octubre de 1928, con un presupuesto que no excedería la cantidad máxima fijada, con un plazo de ejecución de cuatro meses.

            En la memoria y pliego de condiciones 4 de dicho proyecto, dice ocupar una extensión de 880 m2 (44 m de longitud por 20 de anchura). La diferencia más evidente sobre el primer proyecto, a fin de economizar costes, era la supresión de la planta alta, además la estructura de todo el edificio sería de madera, incluidas las de las torres y torreón.  La cimentación se realizaría mediante placa de hormigón y zapata de fundación de armadura de hierro bidireccional. Las paredes exteriores se levantaría con bloques de cemento rectangular, para simular los sillares pétreos, recibidos con yeso a fin de que se acoplaran perfectamente a la madera; la tabiquería interior sería de ladrillo en algunas zonas, y en otras de cañizo guarnecido de yeso al igual que los techos.

            Para las torres se permitía el forrado con tela metálica guarnecida con cemento para poder imitar la piedra ó el recubrimiento con planchas de uralita con el que se podía hacer una imitación perfecta de piedra antigua. La cubiertas en las partes ocultas serían de fibrocemento o chapa de zinc, y en las vistas de teja árabe o zinc imitando a estas, y la decoración exterior confeccionada en staff,

            La distribución interior se realizó mediante una entrada principal y zaguán, a cada lado los aseos y las oficinas de Castilla la Vieja y León respectivamente. A continuación se accedía a una amplia galería de distribución que conducía a los vestíbulos de cada una de las antes dichas regiones, a la izquierda Castilla y a la derecha León, y alrededor de las cuales se distribuían las salas de exposiciones de cada una de las provincias. La galería central daba también acceso al Salón de Actos del pabellón después transformado en Capilla.

Alzado y planta del proyecto definitivo del Pabellón Castilla la Vieja y León. (Archivo Municipal de Sevilla)
      Los alzados se concibieron de forma que los distintos cuerpos del edificio recordasen monumentos notables de cada provincia. Se reprodujo de forma fidedigna la torre gótica de la iglesia de San Miguel de Palencia del siglo XIII, esta torre de tres cuerpos con puerta ojival y ventanales de tracería calada. Otros elementos que se integraron en el edificio fueron las Murallas de Ávila, el Hospital del Rey de Burgos, la Torre del Gallo de Salamanca y otros.

            En concreto la portada de la fachada principal, fue una copia de la Puerta de Romeros del Hospital del Rey de Burgos, consistente en un arco aparentemente semicircular con arquivoltas, flanqueado por dos esbeltas columnas. Sobre el arco se eleva un conjunto compuesto de tres arcos, el central con hornacina que alojaba una escultura sedente y era coronado por frontón triangular y sobre éste una imagen de San Miguel, los laterales alojaban escudos.


Puerta de Romeros del Hospital del Rey de Burgos, en una postal de la época y la construida como puerta principal del pabellón.
           El 28 de Octubre de 1928, el Presidente de la Diputación de León contesta al Comisario Regio sobre el proyecto de pabellón presentado, que en sesión celebrada el 23, se había acordado aprobarla, manifestando que: “Los alzados presentan una silueta movida, y de agradable aspecto, si bien no nos atrevemos a pronosticar el efecto que producirá, una vez ejecutadas las obras, a causa de la variedad de estilos elegidos...” con este comentario ya se presumía que podía resultar un rompecabezas hecho con trozos de conocidos edificios de las provincias que representaba, pudiendo encajar más bien en la corriente pro-turística que dio origen a la construcción del Pueblo Español para la Exposición de Barcelona.

          Nos obstante le agradan dos aspectos “la planta a nuestro juicio, es un verdadero acierto por su claridad y facilidad de acceso a los diferentes departamentos a que se destinará cada provincia” resuelve de forma satisfactoria el complicado problema de dar cabida de forma equitativa a las provincias de ambos reinos. Y sobre todo “En cuanto a la cantidad presupuestada, no parece exagerada ni mucho menos” el presupuesto de este proyecto era sensiblemente inferior al anterior.

            El pabellón se ubicó en el ángulo noreste de la Plaza de los Conquistadores, en la misma manzana que el de Málaga, dando su fachada principal a la avenida de la Infanta Luisa, actual calle Páez de Rivera, y trasera a los de Huelva, Cádiz y Granada, y por el oeste al de las Diputaciones Vascas. Posiblemente esta hecho diera lugar a la modificación del proyecto a la hora de ejecutar la construcción, al girar sobre su propio plano, quedando distribuido los salones como se indican en el plano adjunto.

      
Distribución interior del pabellón como quedó definitivamente organizado.
     La construcción se inició a finales de 1928, habiéndose contratado a José Rodríguez Carril, para su ejecución con un presupuesto de 219.270  pts., finalizándose poco antes de la inauguración del certamen en el mes de abril. 5

            Sin embargo la inauguración se retrasó hasta el 27 de octubre, haciéndolo SS.MM. los Reyes, 6 en dicho acto se ofició una misa en sufragio por el alma de la Reina Madre Doña María Cristina, en una capilla neogótica que se había construido en el lugar que se había destinado a Salón de Actos, que presidía una imagen de Santa Teresa propiedad del Arzobispo de Valladolid. 7 Así mismo una escuadrilla de aviones al mando de Capitán Martín Prat arrojó flores sobre el pabellón durante la ceremonia.


Vista aérea del pabellón en el centro, en el ángulo superior izquierdo el Pabellón Vasco, en el inferior derecho el de la provincia de Málaga, y frente a la fachada posterior los de Granada, Cádiz y Huelva. (Fototeca Municipal de Sevilla.-Archivo Sánchez del Pando)
     Cada Diputación organizó su exposición en el espacio asignado, los objetos expuestos eran fundamentalmente históricos y artísticos, sobresaliendo parte del tesoro de la Catedral de Burgos. También se exponían trajes regionales, así como autógrafos de Marcelino Menéndez Pelayo y D. José María de Pereda, que se mostraban en el Salón de la Diputación de Santander. 8

            La Diputación de Logroño le encargó al escultor Daniel González Ruiz los bustos de Gonzalo de Berceo y del Marqués de la Ensenada, para ser mostrado en la sala de su provincia. La condición de monje y escritor del “primer poeta de la lengua castellana” la reflejará el autor a través del hábito con que va vestido y una pluma que sujeta entre sus manos.

            Por su parte la Diputación de Valladolid encargó la realización de una película documental para ser proyectada en las Exposiciones de Sevilla y Barcelona.  En su mayor parte, debió de ser rodada durante la segunda quincena del mes de marzo de 1929, sobre todo los últimos siete días, precisamente en la Semana Santa de aquel año.

            Poco tiempo antes esta misma Diputación, había encargado al fotógrafo afincado en Valladolid Enrique Gilardi Silva la realización de varias series de fotografías, algunas de estas imágenes, en gran formato, fueron expuestas en las instalaciones vallisoletanas.

           Asimismo, se trasladó una de importantísimas obras artísticas del por entonces Museo Provincial de Bellas Artes, para ser expuestas en el certamen sevillano como: “Un maravilloso busto de Santa Ana, de Juan de Juni, tres preciosos bajo relieves en madera, dos imágenes debidas al eximio Alonso Berruguete, una admirable Magdalena de Gregorio Fernández y una impresionante cabeza de San Pablo, genial inspiración de Villabrille”; también, de la muestra de los trabajos de bordado que para el evento estaban realizando las Hermanas Adoratrices; el autógrafo del poeta Zorrilla y una bella escultura de mujer del escultor Marinas.

            De otra parte, sabemos de la edición de una serie de tarjetas postales, conteniendo vistas de los principales monumentos de Valladolid y su provincia, realizadas por el fotógrafo Filadelfo y editadas por Pedro J. Jiménez, para servir de propaganda artística

            Segovia envió para decorar el salón de su diputación, muebles de época, esculturas, cuadros y obras de cerámica de Zuloaga entre las que figuraba el acueducto de esta ciudad, así como las llaves de las siete puertas del castillo, el pendón y el libro de privilegios, todo ello de la villa de Sepúlveda. 9

          La provincia de Palencia, envió el cuadro de Cristo Crucificado del R.P. Secundino y algunos objetos de la Catedral de dicha ciudad, también exponían en unas vitrinas diferentes producto como galletas de Aguilar, mantas, sombreros de Villaramiel y chocolates de San Isidro de Dueñas. 10

        La exposición de la provincia de Soria fue muy escueta, produciéndose en la prensa duras críticas por el descuido de sus organizadores. Se mostraba dos maquetas, una de Santo Domingo, y otra de la villa romana de Cuevas, además de un álbum fotográfico. 11




Vista aérea del pabellón en el centro, en el ángulo superior izquierdo el Pabellón Vasco, en el inferior derecho el de la provincia de Málaga, y frente a la fachada posterior los de Granada, Cádiz y Huelva. (Fototeca Municipal de Sevilla.-Archivo Sánchez del Pando)
            La premura de tiempo, lo reducido del presupuesto y las deficiencias tanto constructivas como de materiales, hicieron que dicho pabellón sufriera humedades, que llegaron incluso a dañar algunos de los objetos y obras de artes expuestas, y al parecer hasta hundirse parte de zona correspondiente a León. Lloviendo las críticas por la falta de dedicación para su construcción y puesta en funcionamiento, a demás de ciertas dudas relativas a los sobre costes abonados. 12

            Las Comisiones provinciales de Palencia, Segovia, Ávila, Burgos y Soria, decidieron durante el mes de Junio de 1930, ceder los derechos de su copropiedad en el pabellón una vez clausura del Certamen, a los socios fundadores de la Casa de Castilla y León, para destinarlos a fines culturales. 13

            Pero debido al lamentable estado en que se encontraba el pabellón regional, no fue posible su utilización, procediéndose a su derribo  la clausura de la Muestra.

            No obstante no se quedó la Casa de Castilla y León sin sede social, sino que al contrario, y debido a una serie de circunstancia incompresibles, dieron lugar a que el pabellón levantado por la Cía. Hispano-Suiza, situado en suelo municipal en el Prado de San Sebastián, no fuera derribado como era preceptivo, sino que se subastó públicamente el edificio, sin que Ayuntamiento ni Junta Liquidadora hicieran nada para impedir esta ilegalidad.


Vista del pabellón en una postal de la época.
              Fue adquirido por el Dr. Mezquita, que a su vez lo cedió a la Casa de Castilla la Vieja y León, al ocupar el cargo de Presidente en dicha entidad, para instalar la casa regional en las Ferias de Abril y Septiembre, dada la proximidad con el recinto ferial. Durando esta situación hasta 1937 en que disuelto este organismo regional, los acreedores del mismo, embargaron el pabellón procediéndose al arriendo como salón de variedades. Es entonces cuando, después de un informe instruido para conocer la situación jurídica del inmueble, el Ayuntamiento ejerce su derecho sobre éste y lo arrienda por 3.000 pts para espectáculos públicos, siendo rescindido en 1940, debido a la parcelación de El Prado de San Sebastián, y afectando una extensión considerable del que fuera Pabellón de la Hispano Suiza, produciéndose su derribo poco después. 14






Algunas de las obras expuestas, la Asunción, la Adoración de los Reyes (Fototeca Universidad de Sevilla) y el Pendón de la villa de Sepúlveda




LA FILMOTECA ESPAÑOLA HA EDITADO UNA OBRA TITULADA "LAS EXPOSICIONES DE 1929", EN LA QUE SE RECOGEN IMÁGENES DE LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA DE SEVILLA Y LA INTERNACIONAL DE BARCELONA

A CONTINUACIÓN SE HA INSERTADO UNA RECOPILACIÓN DE DISTINTOS CORTES RELACIONADOS CON ESTE PABELLÓN QUE APARECEN EN DICHA OBRA

NOTAS.-
1.- La Exposición Ibero-Americana a través de la prensa (1923-1929), Encarnación Lemus López. Págs. 69 y 70
2.- Archivo Municipal de Sevilla, Sección XVIII Fondos Exposición Ibero-Americana. Exp. Santander y otro. Rollo 712 fotogramas 500 a 503
3.- Archivo Municipal de Sevilla, Sección XVIII Fondos Exposición Ibero-Americana. Exp. Pabellón de Castilla la Vieja y León. Rollo 712 fotogramas 477 a 480
4.- Archivo Municipal de Sevilla, Sección XVIII Fondos Exposición Ibero-Americana. Exp. Pabellón de Castilla la Vieja y León. Rollo 712 -Memoria (fotogramas 489 a 491) -Pliegos condiciones (fotogramas 457 a 460)
5.- Archivo Municipal de Sevilla, Sección XVIII Fondos Exposición Ibero-Americana. Exp. Pabellón de Castilla la Vieja y León. Rollo 712 Certificaciones (fotogramas 461 a 476)
6.- Inauguración del Pabellón castellano-leonés. ABC  Sevilla.  29 de octubre de 1929. Pápag. 21
7.- El pabellón castellano-leonés en la Exposición. El Día de Palencia. 05 de octubre de 1929. Pág. 16
8.- Para el pabellón de las provincias castellano-leonesas. ABC Sevilla. 23 de octubre dec1929. Pág 22
9.- Lo que fue la Exposición Iberoamericana. Fernando del Real. Correo de Andalucía. 23 de agosto de 1963. Pág. 12
10.- Palencia en Sevilla. Manifestaciones de Don José Rivas. El Día de Palencia. 06 de julio de 1929. Pág. 7
11.- Soria en la Exposición de Sevilla. El Avisador Numantino. 12 de marzo de 1930. Pág. 1
12.- La obra de la Dictadura. Castilla-León en la Exposición de Sevilla. Heraldo de Zamora. 21 de agosto de 1930.
-Una carta de Sevilla sobre el Pabellón Castellano-leonés. El Día de Palencia. 31 de diciembre de 1929. Pág. 5
-Remitidos. El avisador Numantino. 27 de agosto de 1930. Pág 2
13.- Extracto del acta de la sesión celebrada por la Comisión Provincial de Soria, el día 07 de junio de 1930

14.- Pabellones comerciales en la Exposición Iberoamericana. El pabellón Domecq. Amparo Graciani García. Revista APAREJADORES, núm. 39 1991. Pág. 19


BIBLIOGRAFIA:
-El Pabellón de Castilla la Vieja y León en la Exposición Iberoamericana. Revista APAREJADORES, 41  1992. Amparo Graciani García.
- Pabellones comerciales en la Exposición Iberoamericana. El pabellón Domecq Revista APAREJADORES, núm. 39 1991. Amparo Graciani García.
-La Exposición Ibero-Americana a través de la prensa (1923-1929). Encarnación Lemus López
-El Avance de la provincia de Sevilla desde el 13 de septiembre de 1923- Vicente Mora Arenas
-Historia de la Exposición Ibero-Americana de Sevilla de 1929. Eduardo Rodríguez Bernal
-Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Exp. Pabellón de Castilla la Vieja y León
- ABC de Sevilla
- El avisador Numantino.
- El Día de Palencia.
- Heraldo de Zamora
- Acta de sesiones de la Comisión Provincial de Soria

No hay comentarios:

Publicar un comentario