Pabellón de Asturias


Fachada principal del Pabellón de Asturias en la Plaza de los Conquistadores. (Album Artístico de la Exposición Iberoamericana)

          La participación industrial del Principado de Asturias, a diferencia de otras regiones, fue decidida y desde el primer momento mostró su apoyo a estar presente en la Exposición Iberoamericana, así lo demostró en la reunión del Comité Pro-Exposición, celebrado en marzo de 1927, acordando construir el Pabellón de Asturias para representar sus industrias, estimando un corte de 200.000 pts. 1
           
            Pasado un año y con la magnífica campaña desplegada por el Comité local Pro-Exposición, la Comisión Provincial de Asturias, en sesión celebrada el 03 de abril de 1928, acordó destinar 75.000 pts. al objeto de sufragar los gastos que ocasionara la construcción del pabellón representativo, así como designar al Diputado Sr. Figaredo para que se encargara de todo lo relacionado con el emplazamiento del pabellón con la Dirección del Certamen. 2
           
            El Sr. Figaredo, presenta la solicitud de concesión de 700 m2 de terrenos para la construcción del pabellón; y el Comité de la Exposición en sesión celebrada el 25 de mayo, aprobó dicha solicitud, 3 asignando una parcela de 20 X 33 m. en la plaza de los Conquistadores, junto a otras parcelas reservadas a representaciones regionales.  Esta situación tan privilegiada con fachada a los amplios jardines de la parte central de la Plaza de los Conquistadores, entre las avenidas de Panamá, el Salvador y el Pabellón de Jaén, justo al lado derecho del Pabellón del Patronato Nacional de Turismo que la presidía, fue gracias a la intervención de Romualdo Alvargonzález y Laquine, Presidente de la Colonia Asturiana en Sevilla y Director de Explotación de la Exposición Iberoamericana.

            A primeros de junio de 1928, se publican en los medios de comunicación las bases y características que la Comisión provincial asturiana había aprobado para la construcción del edificio representativo, promoviendo un concurso de proyectos.
  
            En este se establecen las condiciones, siendo las más significativas las siguientes:

-El Pabellón debía representar una casa-palacio de estilo o modalidad regional de los siglos XVII o XVIII, teniendo que contener sala para la exhibición de trajes regionales, mobiliario, objetos de uso doméstico, cuadros,  fotografías , maquetas, aperos de labranza, o útiles de industrias agrícolas y cuanto por su antigüedad o mérito sea digno de figurar.

-Curiosamente el proyecto, debía ser presentado acompañado de una proposición suscrita por un constructor de reconocida solvencia, que se asociara al arquitecto autor del proyecto, comprometiéndose a llevarla a cabo, teniendo el plazo de entrega el 1º de marzo de 1929.

-El límite máximo para el costo de la construcción se fijó en 150.000 pts. en cuyo importe se incluían los honorarios del autor, la dirección de las obras, los viajes de inspección de la misma, además de los gastos de conservación de la misma hasta su clausura.

-La construcción debía ser provisional, y tanto su aspecto exterior como la decoración interior debían ser típicas del principado, es decir la materialización del espíritu de la región que representaba. El importe de los gastos que ocasionaría la representación del principado, sería satisfecho por la Diputación provincial y los ayuntamientos asturianos.

   Pero lo más curioso es que, a pesar del apoyo de los industriales y comerciantes de la región que hemos indicado al principio, algo debió ocurrir entre estos y el Comité local, cuando en las bases del concurso se limitó expresamente que, no pudiera haber en el pabellón reclamo de empresas comerciales, éstas si se exhibían en el interior del pabellón lo harían de forma general y anónima, como industrias propias de la región. Para estar presente de forma comercial, lo deberían de hacer en la Galerías Comerciales Nacionales o el Pabellón de Industrias para la Exportación, es decir fuera del pabellón. 4


Boceto del Pabellón de Asturias. (ilustración Exposición Iberoamericana de Sevilla 1929-1930. Guía Oficial)


          El concurso que fue ganado por el arquitecto Enrique Rodríguez Bustelo junto al contratista y decorador Jesús Gargallo. El autor del proyecto fue uno de los arquitectos más destacado de su generación, iniciando su actividad al principio de la década de 1910, cuando en Asturias se había producido una gran actividad industrias y económica, que demandaba nuevas construcciones. La constante durante toda su trayectoria profesional fue el Regionalismo Arquitectónico, inmerso por el interés en la historia y la búsqueda de personalidad culturales con el intento de definir y reformular un lenguaje que fuera expresión de la identidad del regionalismo asturiano, como los modelos existentes sevillanos y montañeses pero con matices propios. Rodríguez Bustelo era en ese momento arquitecto de la Diócesis y del Ayuntamiento de Oviedo, obteniendo la medalla de oro de la Exposición por esta obra. 5

            En la sesión celebrada el 17 de agosto de 1928 por la Comisión Permanente de la EIA, fue aprobado el proyecto presentado para el Pabellón de Asturias. 6 Y a primeros del mes de octubre, el Gobernador Civil de Asturias, firmó el contrato para la construcción del pabellón. 7

            En ese mismo mes se desplazaron a Sevilla el arquitecto autor del pabellón y el contratista adjudicatario de la obra, para tomar posesión del terreno concedido, iniciándose inmediatamente su construcción, quedando terminado los trabajos de replanteo y cimentación el 20 de dicho mes.

            Según la prensa, el pabellón ocuparía una superficie de unos 700 m2 y su traza se inspiraba en una casa solariega asturiana del siglo XVIII; en él se incluiría una exhibición de muebles y trajes regionales antiguos, pero sin presencia de carácter industrial. 8 y 9

            Las obras debieron realizarse a buen ritmo pues en febrero de 1929, el Presidente de la Comisión Local de la concurrencia al Certamen,  se trasladó para comprobar el estado de la edificación del pabellón e iniciar el acondicionamiento del mismo. 10

     Su similitud con el vasco se acentuaba en la composición del basamento pétreo y pisos encalados con cadenas en las esquinas, diferenciándolos la provisionalidad de éste respecto al vasco de carácter permanente 11, gran parte de los materiales eran falsos consiguiendo Rodríguez Bustelo un gran verismo en las copias sobre los originales al contar como auxiliar al constructor y decorador Jesús Gargallo.


Detalle de la fachada principal del pabellón asturiano. (Fototeca Municipal de Sevilla. Archivo Fernando Carmona)

             De planta cuadrada, el edificio se resolvía en torno a un patio central que distribuía sus espacios alrededor de las cuatro galerías altas y bajas con que contaba; la facha del edifico se articulaba, mediante dos torreones que alojaban en el ático escudos armeros y que flanquean en el hastial la zona del centro, donde se instalaba el pórtico de entrada bajo tres arcos de medio punto sobre pilastras pétreas y el balcón corrido de tres vanos 12. La cubiertas del edifico era de teja a dos aguas, excepto en los torreones que es a cuatro y con alero muy volado al igual que el tejaroz el balcón central.

            En la fachada posterior se instaló una balconera de madera voladiza, con las columnas que sostenían el tejaroz talladas; y en la lateral derecha se abrían dos accesos, el derecho simulaba la entrada a una ermita, posiblemente a la capilla interior, con arco de medio punto, sobre el cual se había instalado un tejaroz volado sostenido por columnas toscanas, sobre éste una escudo de piedra armero y coronando el conjunto una pequeña espadaña con campana.


La balconera de madera de la fachada posterior vista desde el exterior (archivo del autor) e interior. (ilustración de la revista La Esfera 08/06/1929)

Fachada lateral derecha, con dos accesos, el derecho como pórtico de una ermita coronado por una pequeña espadaña. (postal de la época)

          El edificio también llamado “La Casa de Asturias”, constaba de dos plantas de altura, y la superficie total construida alcanzó los 1.090 m2, con un coste aproximado las 130.000 pts. 13

El patio central, se componía de galerías en planta baja y primera, las columnas toscanas y los arcos rebajados situados en claustro bajo sostenía la galería superior  constituida por una antepecho liso corrido sobre el que se apoyaban las columnas del mismo estilo que sostenían la cubierta. Entre las columnas había gran profusión de árboles enanos, palmeas de tiesto y pintorescas cajas con plantas de forraje. Del corredor alto pendían los magníficos reposteros de la Diputación de Oviedo. 14

Aspecto del patio central, con las galerías alta y baja sostenidas por columnas toscanas y arcos rebajados. (ilustración de la revista La Esfera 08/06/1929) .

En la planta baja se había instalado una capilla, además de dos salones en los que se exponían los típicos aperos de labranza de la región y material antiguo relacionado con la agricultura de uso en Asturias. También se mostraba un carro antiguo de labradores de la montaña y numerosas arcas, mesas, sillones y otros mobiliarios típicos. 15

         En la Capilla dedicada a la Virgen de Covadonga, se mostraba un notable cuadro de una dolorosa de autor anónimo, también se había montado un hermoso retablo de talla y frente de altar de madera embutida, además de ricos ornamentos litúrgicos, además se podían ver numerosas fotografías de la Basílica dedicada a la Virgen.


      También se hallaban en esta planta una cocina típica aldeana de la región con todo tipo de útiles de cobre, herradas, barcalas y vasijas de lo más características y hasta con los más mínimos detalles  16 y las salas de etnografía y turismo, donde se pudo contemplar una hermosa colección de acuarelas de José Uría, maquetas y varias vitrinas entre ellas una prehistórica propiedad de Aurelio del Llano hallados en los castros de Carabia y Columba, además de castañuelas, palillos, escudillas, madreñas peines de cardar, cuernos rodo con tallas primorosas, hechas por los pastores  17. Francisco Benítez Mellado realizó varios dibujos y grabados de pinturas rupestres de Asturias para esta sección. En la sección turística del pabellón, se exhibían fotografías y bellas postales con paisajes de la región norteña, y en una sala prendas y trajes regionales, así como muestras de carácter cultural y mercantil.  18


La cocina aldeana con los utensilios propios de ella. (ilustración de la revista La Esfera 08/06/1929) .

            En uno de los ángulos del patio, arrancaba la escalera de acceso a la planta alta, en el rellano de ésta se encontraba un arca gótica, y en el corredor que la circunda una la hermosa y artística colección de los bellos paisajes de Asturias del fotógrafo Duarte, que llenaban todos los muros.  19

En esta planta se encontraba el salón principal dedicado a Jovellanos, que era una reconstrucción de la habitación de Melchor Gaspar de Jovellanos en la que figuraba los muebles de la sala que uso el gran asturiano y la cama donde murió. 20 Constaba esta sala de la cama, El Cristo de hierro, la mesa y el bargueño, tintero, pluma, libros y autógrafos, el sillón de trabajo, el retrato que le hizo Goya21, la estatua sedente, en fin todo lo que la habitación originariamente tenía. 22



Salón de Jovellanos, en el que se reconstruía la habitación de este asturiano inmortal, con los muebles auténticos, incluida la cama donde falleció (ilustración revista Nuevo Mundo 31/05/1929) y retrato del asturiano pintado por Goya (archivo del autor)

En el centro de la sala se había instalado una vitrina con dibujos de la colección de Jovellanos que se conservaban en el Instituto, inspirados en el exorno monumental de las iglesias asturianas del siglo IX. 23

Otras salas que componían la exposición asturiana eran:

El salón asturiano, donde se exponían una colección de muebles de tallas populares de la región y un valioso cofre de cuero repujado y cuadros de época.
Estatua sedente de talla de madera policromada que representa a Jovellanos, realizada por Cristóbal Ramos, que se exhibió en la Sala Jovellanos, actualmente el Museo Nacional de Artes Decorativas. (imagen procedente del catálogo del Museo Nacional de Artes Decorativas)

         La sala de los Grecos, en la que se encontraban copias de la serie “El apostolado”, de El Greco, conocida también como “El apostolado de San Feliz” propiedad de los marqueses de San Feliz, uno de los conjuntos más completos de los conocidos de esta temática, cuyos originales se encontraban en Oviedo en casa del marqués, además de preciosos bargueños del siglo XVI y una gran vitrina donde se muestran varias ejecutorias de casa ilustres asturianas, códices, libros valiosos, y una colección de dibujos procedentes del Instituto Jovellanos de Gijón. 24

        Y una biblioteca donde se habían reunido todos los libros que trataban sobre Asturias, escritos por autores asturianos. 25

              Curiosamente, con motivo de la inauguración del pabellón por los reyes D. Alfonso y Dña. Victoria Eugenia, el 12 de mayo de 1929, y debido a un comentario de ésta al contemplar la fotografía de un hórreo 26fue instalado posteriormente en el exterior, un típico hórreo asturiano que fue visitado por SS.MM. el 2 de noviembre.  27

Dos imágenes de los reyes D. Alfonso y Dña. Victoria Eugenia, recorriendo el edificio el día de la inauguración de pabellón. (ilustraciones de la revista Nuevo Mundo publicadas el 17 y el 31/05/1929)

              Este pabellón fue uno de los más concurridos y alabados por los visitantes a la Exposición, siendo derribado una vez clausurada la Exposición, aunque no ha quedado constancia de la fecha y empresa encargada de ello.

LA FILMOTECA ESPAÑOLA HA EDITADO UNA OBRA TITULADA "LAS EXPOSICIONES DE 1929", EN LA QUE SE RECOGEN IMÁGENES DE LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA DE SEVILLA Y LA INTERNACIONAL DE BARCELONA

A CONTINUACIÓN SE HA INSERTADO UNA RECOPILACIÓN DE DISTINTOS CORTES RELACIONADOS CON ESTE PABELLÓN QUE APARECEN EN DICHA OBRA

video


NOTAS:
1.- Asturias concurrirá a la Exposición de Sevilla. El Pueblo. 15 de marzo de 1927. Pág. 3

2.- Comisión Provincial de Asturias. Sesión del día 03 de abril de 1928 (conclusión). Boletín Oficial de la Provincia de Oviedo 09 mayo 1928. Págs. 1 y 2

3.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Caja 86 rollo 712.- Expediente PABELLON DE NAVARRA.- solicitud y concesión terrenos de varios pabellones (fotogramas 603 a 620)

4.- Asturias en la Exposición Iberoamericana. Concursos de proyectos para la construcción del pabellón en dicho Certamen. La Voz de Asturias. 03 de junio de 1928.

5.- Enrique Rodríguez Bustelo; escritos sobre arquitectura. María Cruz Morales Saro, dentro de la obra HOMENAJE A JUAN URIA RIU, varios autores. Universidad de Oviedo. págs. 867 a 870.

6.- La Exposición de Sevilla. Reunión de la Comisión Permanente. La Época 18 de agosto de1928

7.- Resumen del día de ayer. La Voz de Asturias. 05 de octubre de 1928

8.- La Exposición de Sevilla. El Pabellón de Asturias. La Época15 de octubre de 1928

9.- Del Certamen Iberoamericano de Sevilla. El Pabellón de Asturias. La Gaceta de Tenerife. 31 de octubre de1928.

10.- La Exposición Ibero-Americana a través de la prensa (1923-1929). Encarnación Lemus López. pág. 231

11.- Arquitectura del Regionalismo en Sevilla. 1900-1935. Alberto Villar Movellán. pág. 446

12.- Idem.

13.- Según Vicente Mora Arenas, Gobernador Civil de Sevilla, en su libro “El Avance de la provincia de Sevilla desde el 13 de septiembre de 1923”  pág. 160.- dice que la superficie del pabellón fue de 1090 m2 y su coste aproximado de 130.000 pts.

14.- El Pabellón de Asturias. La Voz de Asturias. 14 de mayo de 1929. Pág. 1
“…….Luego se izaron en el gran balcón central las dos banderas de España y Asturias…….
Entraron el rey y su séquito en el patio central, entre cuyas columnas había gran profusión de árboles enanos, palmeas de tiesto y pintorescas cajas con ray-gras. Del corredor interior pendían los magníficos reposteros de la Diputación.
En el primer rellano de la escalera había un arca gótica que el rey admiró un momento, y luego en el corredor, vio la hermosa colección de ampliaciones del fotógrafo Duarte, que llenaban todos los muros.
……. vieron con silencioso respeto todos los enseres de la habitación (de Jovellanos): la cama. El Cristo de hierro, la mesa y el bargueño, tintero, pluma, libros y autógrafos, el sillón de trabajo, el retrato que le hizo Goya, la estatua sedente, en fin todo lo que la habitación encierra de magnífico.
Pasó seguidamente a la habitación de los Grecos, diciéndole el señor Cuesta que los originales están en Oviedo en casa del marqués de San Feliz. Alabó los bargueños del siglo XVI y los objetos encerrados en la vitrina como eran ejecutorias de casa ilustres asturiana, códice y una colección de los dibujos del Instituto Jovellanos de Gijón.
En otra dependencia vio una colección de muebles de tallas populares de la región y un valioso cofre de cuero repujado.
Luego entró en la sala de etnografía y turismo, donde contempló una hermosa colección de acuarelas del sr. Ussia y varias vitrinas entre ellas una prehistórica propiedad de Aurelio del Llano, además de castañuelas, palillos, escudillas, madreñas peines de cardar, cuernos rodo con tallas primorosas, hechas por los pastores…..”

15.- Actuación del Comité de Asturias en la Exposición de Sevilla. Región. 11 de mayo de 1929. Pág. 4
“……..Visitaron miembros de la Comisión la Casa de Asturias quedando muy gratamente sorprendidos por el magnífico aspecto de belleza y proporciones así como de sus instalaciones interiores en la que sobresale la severa habitación de Jovellanos, con sus muebles auténticos y el retrato que le hizo Goya; El salón asturiano, todo él con tallas antiguas y cuadros de época. La sala de los Grecos con preciosos bargueños y una gran vitrina donde se muestran varias ejecutorias asturianas, códices, libros valiosos, y una colección de dibujos procedentes del Instituto Jovellanos, de Gijón, La Capilla con un hermoso retablo de talla y frente de altar de madera embutida y ricos ornamentos litúrgicos. La cocina completísima, hasta con los más mínimos detalles y en fin los corredores y salas de turismos llenos de fotografías, dibujos, carteles, acuarelas y vitrinas de objetos prehistóricos y etnográficos.”  

16.- Idem.
- Visitando los pabellones. El Día de Palencia. 13 de mayo de 1929. Pág. 12

17.- El Pabellón de Asturias. La Voz de Asturias. 14 de mayo de 1929. Pág. 1

18.- Archivo Histórico de Asturias. Fondos Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos de Oviedo. Expedientes técnicos C83727/11

19.- El Pabellón de Asturias. La Voz de Asturias. 14 de mayo de 1929. Pág. 1

20.- De la Exposición de Sevilla. En el de Asturias. Región 14 de mayo de 1929. Pág. 3

21.- El Pabellón de Asturias. La Voz de Asturias. 14 de mayo de 1929. Pág. 1

22.-  Museo Nacional de Artes Decorativas
Inventario       CE/1950/14
Dimensiones   Altura = 48,50 cm
Descripción     Estatua sedente, realizada por Cristóbal Ramos, de talla de madera policromada que representa a Jovellanos.
Primero de los retratos conocidos de Jovellanos y el único escultórico que él mismo encargó. El ilustrado aparece representado a los 26 años de edad, con ocasión de su nombramiento como Alcalde del Crimen de la Audiencia de Sevilla. Viste toga y aparece sentado en su sillón de magistrado con la mano derecha alzada en el acto de impartir justicia.
Inscripciones/Leyendas         
EL LIC. D. GASPAR MELCHOR D/ JOVE LLANOS RAMIÍREZ DE MIRANDA/DEL CONSEJO DE S.M.C. [...] ALCALDE/DEL CRIMEN EN EL R AVD.A DE SEV. A /NACIO A 5 DE ENERO DE 1744/PROMOVIDO EN 20 DE NOV.E DE 1768/Ramos fecit Valdes pinx  Hispalis 1770

23.- Pabellones Regionales. El Sol. 14 de mayo de 1929

24.- Actuación del Comité de Asturias en la Exposición de Sevilla. Región. 11 de mayo de 1929. Pág. 4

25.- Visitando los pabellones. El Día de Palencia. 13 de mayo de 1929. Pág. 12

26.- De la Exposición de Sevilla. En el de Asturias. Región 14 de mayo de 1929. Pág. 3

27.- En el Pabellón de Asturias. La Voz de Asturias. 02 de noviembre de 1929. Pág. 2

FUENTES
-  Fototeca Municipal de Sevilla.
- La Exposición Ibero Americana. ABC de Sevilla 20 de mayo de 1929 (Pabellón de Asturias)
-VILLAR MOVELLAN,  Alberto (1979) “Arquitectura del Regionalismo en Sevilla (1900-1935)”. Sevilla. Diputación Provincial.
-VILLAR MOVELLAN,  Alberto. (1992) “Los Pabellones de la Exposición Iberoamericana”. En: La Exposición Iberoamericana de 1929. Fondos de la Hemeroteca Municipal de Sevilla. Obra Cultural del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla. pp 22-45
-“Exposición Ibero-Americana de Sevilla 1929-1930”. (1929) Negociado de Publicidad de la Exposición Ibero-Americana. Madrid-Barcelona-Sevilla. Rudolf Mosse Iberica.
- Archivo Histórico de Asturias. Fondos Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos de Oviedo. Expedientes técnicos C83727/11
- Enrique Rodríguez Bustelo; escritos sobre arquitectura. María Cruz Morales Saro
- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII. Caja 86 rollo 712.- Expediente PABELLON DE NAVARRA
- Catálogo del Museo Museo Nacional de Artes Decorativas
- Pabellones Regionales. Nuevo Día diario provincia de Cáceres.27, 28 y  29 de agosto de 1929
-Inauguración de varios pabellones de varias provincias y otros actos. La Voz. 13 de mayo de 1929 (Navarra-Asturias-Murcia)
 - La magnífica instalación de Asturias en la Exposición Iberoamericana de Sevilla. La Esfera. 8 de junio de 1929 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada