7.- Pabellón de Horacio Echevarrieta


Vista aérea de la Plaza de España, a la izquierda avenida de Portugal, y al fondo se indica donde se encontraba situado el Pabellón Echevarrieta. (Archivo Ejército del Aire. Serie 1 núm. 324)
La construcción de este pabellón por Horacio Echevarrieta Maruri, a la sazón propietario de los Astilleros gaditanos ECHAVARRIETA Y LARRINAGA, entre otras empresas, al que el Ministerio de Marina, le había encargado en diciembre de 1927, la construcción de una reproducción de la carabela Santa María, como anexo al Pabellón de la Marina, formaba parte de un elaborado plan propagandístico, en el que además de mostrar ante los países iberoamericanos, los progresos alcanzados por el gobierno español, también sirviera como trampolín a destacadas figuras de la industria nacional como era el caso de Echevarrieta.1

Este importante y acaudalado industrial vasco, fue banquero, político, mecenas, negociador, diplomático y fundador de periódicos. Entre otras actividades, impulsó la Gran Vía madrileña, el Ensanche de Bilbao, fundó CEMENTOS PORTLAND, IBERIA e IBERDROLA; actuó en los Saltos del Duero y en la línea 1 del metropolitano de Barcelona, llegando a poseer el diario El Liberal.

Personaje innovador e irreflexivo, heredó una gran fortuna de su padre, que le sirvió para impulsar las empresas más descabelladas, como la del TRANVIA AEREO SOBRE EL NIÁGARA, realizado según el proyecto del ingeniero cántabro Leonardo Torres Quevedo, que fue todo un éxito y que aún hoy día, después de un siglo, sigue funcionando.

De gran talante, cuando en 1922, se hizo cargo de la Concesión Municipal de las obras de la Gran Vía de Madrid, en la Plaza del Callao, construyó el edificio de la Casa de la Prensa, que fue cedido a la Asociación de la Prensa de Madrid, en condiciones muy ventajosas a dicha Asociación.

Como diplomático, negoció personalmente con Abd-el-Krim la liberación de los prisioneros de la Guerra de Marruecos, costeando de su fortuna personal los enormes gastos de dicha gestión que duró meses, consiguiendo la libertad de todos los presos supervivientes del cautiverio. En reconocimiento a sus servicios, el Gobierno le ofreció la concesión del título de "Marqués del Rescate", que rehusó.

Y ya cercar de celebrarse la Exposición, se alió con el célebre espía alemán Canaris para la construcción, en sus astilleros de Cádiz, del mejor submarino del mundo el E-1, que Alemania debido a los tratados internacionales firmados en Versalles, no podía construir pudiendo así sortear el Tratado de Versalles. Pero el proyecto fue tan lento que nunca pasó de ser un prototipo. Construyéndose el único entre 1929-30, siendo vendido años mas tarde a la marina Turca.

En definitiva un auténtico personaje de novela, un magnate del que poco se sabe hoy; que era republicano y amigo del rey Alfonso XIII, que trabajó con Franco, del que todos sospecharon, y al que nadie gustó.2

Y como no podía ser de otra manera, su pabellón en la Exposición Iberoamericana sirvió para mostrar a las repúblicas americanas, sus negocios en los sectores mineros, navales y aeronáuticos, y como muestra la carabela Santa María, fondeada en el puerto sevillano, y el buque-escuela Juan Sebastián Elcano, construido también en sus astilleros.3

Del pabellón de Horacio Echevarrieta, en los fondos documentales de la Exposición Iberoamericana depositados en el Archivo Municipal de Sevilla, se conservan pocos datos, que no van más allá de la solicitud de terrenos realizada por el industrial, vista en la sesión de la Comisión Permanente celebrada el 14 de diciembre de 1928, en la que se le concedió una superficie de terrenos de 30 x 50 (1.500 m2) situado en el Sector Norte, en la avenida de Portugal, 4 y el concurso para su derribo, además de otras referencia aislada sin conexión ni relevancia.

El edificio estuvo ubicado en margen izquierdo de la glorieta que se situaba delante de la entrada principal del edificio central de la Plaza de España (Capitanía), en la zona terriza de la actual Plaza del Ejército, dando su espada a la avenida de la Borbolla.


Vistas cenitales con indicación del Pabellón Echevarrieta durante la Exposición, y el lugar que ocuparía en la actualidad. (Archivo Ejército del Aire. Serie 2 núm. 471 y captura Google Maps)
Por las fotografías aéreas, se aprecia que el edificio tuvo planta rectangular, compuesto de dos espacios cuadrados unidos en el centro por lo que debió ser el hall de entrada y distribuidor, este último de mas altura que los salones laterales, todos ellos de cubierta plana.

Por lo que se puede ver en las fotografías, era de líneas simples, sin aparentes aditamentos en las fachadas, salvo los vanos longitudinales que se aparecían en la fachada principal.

El diseño del edificio, parece que se debió al arquitecto Pedro Muguruza Otaño, 5 amigo personal del empresario, que estaba concluyendo por esas fechas, el edifico de la Casa de la Prensa, en la madrileña Gran Vía, por encargo de este último.

Al no contar con la memoria y planos del proyecto, desconocemos las características constructivas, aunque suponemos que debieron ser no permanentes, al encontrarse en terrenos municipales.


Dos vistas aéreas del Pabellón Echevarrieta. (Archivo Ejército del Aire Serie 1 núm. 324. Ampliaciones)

Al parecer no estuvo terminado para la inauguración de la Exposición el 9 de mayo, aun que si debían estar muy avanzada su construcción, solo a expensas de terminar el interior, como así se desprende de las comunicaciones remitidas por la Dirección de la Exposición al encargado del pabellón.6

Nada más sabemos sobre este pabellón durante la Exposición, ni tan siquiera la fecha en que se produjo su apertura o inauguración.

Y no volvemos a tener noticias de él hasta que, en la sesión de la Comisión Liquidadora de la Exposición celebrada el 15 de diciembre de 1932, se aprueba que además del Pabellón Echevarrieta, se publique el concurso para el derribo de los pabellones de la Seda, Corcho, Servicios Agronómicos y Cultivo del Tabaco, cumpliendo el plazo para la entrega de proposiciones tanto en conjunto como por separado el 21 de dicho mes, publicándose el concurso el día 16.

Al día siguiente de finalizar el plazo de entrega de propuestas, se falla el concurso, para los que habían optado de forma individual para el derribo del pabellón Echevarrieta, Emilio Días Sainz por 3.571 pts.; Rafael Garrido Campos por 1.750 pts. y José Sanjuan Navarro por 1.700 pts. Presentando la propuesta para los cinco pabellones en conjunto Carlos Iglesias Úbeda por 32.500 pts., adjundicándosele a éste último el concurso, por ser la propuesta más ventajosa de las presentadas.7

El día 23 de diciembre de 1932, ingresa Carlos Iglesias en la Caja de la Comisión Liquidadora las 32.500 pts.,8 teniendo el plazo de un mes para el derribo de todas las instalaciones, según se recogía en las bases del concurso de derribo. 

Sin embargo no es hasta el 3 de agosto de 1934, cuando Carlos Iglesias se dirige al Arquitecto Jefe de la E.I.A., comunicándole que había terminado el derribo de todos los pabellones, por lo que solicitaba la devolución de las 2.500 pts. entregadas como fianza. Hecho que no se produce hasta un mes más tarde, el 06 de septiembre.9

NOTAS

1.- http://astilleroscadiz.buques.org/Construcciones/Echevarrieta/Contrucciones%20decada%2020.htm
2.- Textos extraídos de las biografías publicadas:
-HORACIO ECHEVARRIETA MARURI (I) AUTOR: MIKEL MARTÍNEZ VITORES
-Horacio Echevarrieta Maruri- biografia. Auñamendi Eusko Entziklopedia. Bernardo Estornés Lasa Fondoa
- El Último Magnate. Elsa Cabria. www.tertuliaandaluza.com

3.- Historia de los astilleros de Cádiz 1891-2005 de Vea-Murgía a Navantia. C/ Nº18 "SANTA MARIA"

4.- 2.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII Exposición Iberoamericana. Caja 39- Rollo 662 fotograma 191.

5.- Historia de los astilleros de Cádiz 1891-2005 de Vea-Murgía a Navantia. C/ Nº18 "SANTA MARIA"

6.- Oficio de la Dirección de la Exposición a los delegados de varios pabellones con fecha 06 de mayo de 1929, en la que se ordena que durante todo el día 9 de mayo, con motivo de la inauguración, se interrumpirán las obras. Y a partir de dicho día, solo se efectuarían trabajos hasta las 12 del medio día.

Sin embargo en una comunicación anterior fechada el 02 de mayo, con motivo de una visita de inspección del General Primo de Rivera, para el 4 de dicho mes, no se instaba a este pabellón para que retirara los materiales depositados en el exterior del mismo, por lo que las obras de albañilería debían estar concluidas.

Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVII, Fondos Exposición Iberoamericana. Caja 99. Rollo 720 fotogramas 490 a 536.

7.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVII, Fondos Exposición Iberoamericana. Caja 119 DERRIBOS. Rollo 735 fotogramas 133 a 450

8.- Libro con la relación de mandamientos de ingresos realizados desde 1924 a 1933.

Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVIII –EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA- Caja 120 Rollo 736 Fotogramas 473 A 530 desde 29/03/1930 a 19/05/1933

9.- Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVII, Fondos Exposición Iberoamericana. Caja 119 DERRIBOS. Rollo 735 fotogramas 133 a 450



FUENTES.-

-Archivo Municipal de Sevilla. Sección XVII, Fondos Exposición Iberoamericana. Cajas, 39, 99, 119 y 120.

-El Último Magnate. Elsa Cabria.

-Horacio Echevarrieta Maruri. Mikel Martínez Vítores

-Biografía Horacio Echevarrieta Maruri. Auñamendi Eusko Entziklopedia. Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Historia de los astilleros de Cádiz 1891-2005 de Vea-Murgía a Navantia.
1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada